Pasar fin de año en la guardia del hospital

El Hospital Oftalmológico Santa Lucía y el Hospital del Quemado intensifican su rutina cada 31 de diciembre; a pesar de la demanda por los accidentes con pirotecnia, los médicos de guardia celebran a su modo junto a pacientes y familiares

ientras la ciudad festeja, dentro de los nosocomios se pone en marcha una dinámica diferente, aunque no exenta de celebración, para atender el incremento de las consultas por los accidentes producidos por la manipulación de pirotecnia o el descorche incorrecto de botellas.Debido a sus especializaciones, las vísperas de las Fiestas y los días posteriores son fechas de alto impacto en las guardias del Hospital de Oftalmología Santa Lucía y del Hospital de Quemados, ambos dependientes del Ministerio de Salud de la Ciudad de Buenos Aires.

Como en cualquier casa, pero con ciertas precauciones. Y, sobre todo, con el guardapolvo puesto para interrumpir el ritual y comenzar con otro: el de la atención de las urgencias. Cardiólogos, anestesistas, neurocirujanos, clínicos, pediatras, bioquímicos, enfermeras, son solo algunos de los protagonistas de las guardias hospitalarias, un verdadero batallón de profesionales al servicio del paciente y de su familia.